Psicología positiva

El concepto de psicología positiva no es tan solo una habladuría de algo no científico ni investigado. Es un concepto formal con el que se designa a esa rama de la Psicología dedicada a estudiar las bases del bienestar y la felicidad humana, así como las virtudes y las fortalezas.

La Psicología positiva se distancia pues de la forma más tradicional en la que la ciencia psicológica centraría más sus esfuerzos en abordar e investigar aspectos negativos y patológicos del Ser Humano. Considerando que potenciar las emociones y los pensamientos positivos tiene un gran efecto preventivo y rehabilitador, ya que los estados mentales positivos funcionan como barreras a los trastornos psíquicos. Por ello, actualmente en psicoterapia se considera de vital importancia entrenar al paciente a que desarrolle su potencial, sus fortalezas, virtudes, dedique su tiempo y energía a realizar actividades que le hagan sentir bien…etc, considerando que todo ello, le permitirá superar sus dificultades psicológicas de mejor forma, convirtiéndole en un individuo más sano y fuerte.

psicología positiva

En consulta aplicamos con creatividad y rigor estrategias que se sustentan en este modelo.

Algunas Teorías que alimentan la psicología positiva

1- Teoría del Flow: El flujo es definido como el estado mental activo en el cual una persona  enfoca su energía y se implica vivamente en la tarea, con resultado exitoso, con sensación de máxima implicación y sentimiento de utilidad y de hacerlo bien, lo que conduce a sensación de placer y bienestar.. El concepto de flujo fue propuesto por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi en 1975, los componentes de una experiencia de flujo son los siguientes:

  1. Objetivos claros.
  2. Concentración y enfoque.
  3. Retroalimentación directa e inmediata.
  4. Equilibrio entre el nivel de habilidad y el desafío
  5. La actividad es intrínsecamente gratificante.

Consiguiendo los siguientes resultados:

  1. Una pérdida del sentimiento de autoconocimiento, la fusión entre acción y conciencia.
  2. Distorsión del sentido del tiempo, se altera la percepción subjetiva de la experiencia temporal.
  3. Un sentimiento de controlpersonal sobre la situación o actividad.
  4. Cuando se está en el estado de flujo, las personas llegan a estar absorbidas en sus actividades, y el foco de conciencia se reduce a la actividad misma, acción y conciencia se fusionan.

No todos los componentes son necesarios para conseguir una experiencia de flujo.

Así pues, en nuestras terapias procuramos dotar al paciente de capacidad para sepa identificar y dedicarse a aquellas actividades que le alimenten de la forma descrita. Es decir, que experimente con frecuencia como parte de sus hábitos esa sensación de flujo, fluidez natural que le apartará de experiencias negativas, preocupaciones, carencias, defectos…etc, consiguiendo mediante la realización de dichas tareas una fuente de bienestar, felicidad, optimismo, creatividad, inteligencia emocional…etc. Por ejemplo, a una persona se le dan bien las manualidades pero la vida diaria, el estrés, la falta de tiempo le ha llevado a no realizarlas y dejarlas de lado. Sin embargo, dedicar su tiempo, energía, motivación a realizar cualquier manualidad fomenta su bienestar y sensación de utilidad y capacidad, por tanto hay que darle prioridad y dejar espacio frecuente para retomar o comenzar con dicha práctica, así como ir descubriendo qué actividades/tareas le producen esas positivas sensaciones.

2- Teoría del Bienestar. Modelo PERMA: Elaborada por el Doctor Seligman, considerado uno de los fundadores de la Psicología Positiva.

Ésta Teoría, más elaborada que la anterior, ya no versa solo sobre potenciar fortalezas sino sobre la necesidad de incrementar el “florecimiento” en tu propia vida y en la de los demás.

Entendiendo que la vía hacía la felicidad se encuentra mediante el placer, el compromiso y el significado. Es decir, procurar desarrollar y entrenar aquellas habilidades que nos conducen a incrementar las emociones positivas, comprometernos con ésta filosofía, empeñarnos en favorecer relaciones sociales positivas de calidad, desplegar y mantener una actitud de búsqueda de sentido, significado y propósito de nuestra vida, perteneciendo a algo más grande que la “simpleza” y “subjetividad” de uno mismo, enfocarnos y dedicarnos a crecer y desarrollar nuestras capacidades para aumentar la sensación de logro.

Desde nuestra consulta, enfocamos la terapia, las pautas, los ejercicios propuestos, las dinámicas propuestas, el diálogo sugerido, etc, en ésta dirección, es decir, no sólo en corregir hábitos/pensamientos/emociones disfuncionales sino también en generar el hábito saludable de propiciar en la vida diaria optimismo, vitalidad y bienestar para que ello sirva de forma resolutiva y preventiva.

3- Modelo de Ampliación-Construcción: Según el modelo de Fredrickson, hay tres efectos vitales de las emociones positivas:

  • Ampliación: las emociones positivas aumentan las predisposiciones de pensamiento y acción, provocando cambios en la actividad cognitiva y aumentando ciertas capacidades, como por ejemplo, la inteligencia emocional.
  • Construcción: debido a la ampliación, se favorece la construcción de recursos personales para afrontar situaciones difíciles o problemáticas.
  • Transformación: La transformación de la persona, que se torna más creativa, muestra un conocimiento más intenso de las situaciones, es más resistente a las dificultades y socialmente mejor integrado, con lo que llega a una “espiral ascendente” que lleva a que se experimenten nuevas emociones positivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*