Qué es el mobbing

El mobbing lo definimos como una situación de violencia, agresividad o presión en el ámbito del trabajo en el que una víctima sufre la “persecución” de una o más personas cuya pretensión es desestabilizar y desanimar a la persona acosada y conseguir su despido o baja para apartarla de su puesto e integración en el trabajo.

mobbing

El acoso laboral puede ser: Ascendente (de empleado/a a jefe/a), descendente (de jefe/a a empleado/a) y horizontal (entre compañeros de similar rango). Distinguimos entre el acoso directo (obvio, palpable, no discreto) del indirecto (a través de otros, más disimulado y/o difícil de detectar).

Cuando la situación comienza, la víctima no suele ser muy consciente de la gravedad pero empieza a acumular situaciones desagradables que es difícil gestionar y manejar, incluso, es común que la persona acosada piense que es culpa suya y que es su responsabilidad cesar la situación y esa misma “indefensión aprendida” o debilidad nutre al o a los agresores a continuar con su objetivo de presión y menosprecio.

Como dato muy relevante hay que señalar que menos del 5% de personas que sufren mobbing denuncian y que en España el 9% de trabajadores ha sufrido acoso laboral.

La actitud de los acosadores puede ser muy diversa y tanto la víctima como las personas del entorno deben saber qué está pasando e identificarlo cuanto antes para actuar.

Algunos ejemplos comunes de mobbing

Hablar de modo agresivo, gritar, amenazar, menospreciar, criticar, no tener en cuenta sus ideas o hacerle de menos, impedir el desarrollo profesional, obstaculizar, hacer bromas pesadas, asignar tareas por debajo de las capacidades, ridiculizar sus ideas o resultados, poner motes, robar elementos importantes para el desempeño del puesto, incitar al resto de compañeros a que hagan lo mismo…en público o en privado…etc.

Debemos diferenciar entre un conflicto “normal” (aquel que se da en situación de convivencia y desacuerdo) del propio acoso:

En el conflicto normal: Las conductas agresivas son puntuales y esporádicas, no hay premeditación, suele implicar a dos trabajadores, hay simetría no jerarquía y abuso de poder, la comunicación es sincera y efectiva, los objetivos son comunes y compartidos y las tareas y roles son claros y bien definidos, la confrontación es ocasional y detrás de ella no hay un objetivo de presión, abuso o menosprecio.

En el acoso laboral, mobbing: La agresividad es repetida y frecuente, hay premeditación, habitualmente hay una víctima y un grupo de personas que acosan o saben del acoso, puede haber asimetría, los objetivos no son comunes ni explícitos, el objetivo es la presión, renuncia, despido, la comunicación es irrespetuosa y evasiva…etc.

Las consecuencias de tal situación tan desagradable pueden ser nefastas tanto a nivel psicológico (ansiedad, depresión, negatividad, apatía, debilidad…) como físicos (dormir peor, problemas gastrointestinales, cardiacos, aumento excesivo o pérdida de apetito y peso…)

En líneas generales querríamos comentar que la víctima debe denunciar y hacer pública su situación, recibir el asesoramiento y apoyo que necesite tanto a nivel legal, médico o psicológico. Es recomendable estar bien informado y documentado para tener argumentos de buena base, procure no ser pasivo (evitar o huir de quien le acosa genera aumento de poder en el mismo) y reaccione al agresor pero no con agresividad (lo que hará que el acosador se crezca) sino con asertividad y firmeza, exprese sus emociones, muestre seguridad en sí mismo y en sus capacidades, deje bien claros siempre sus límites, busque apoyo en sus compañeros o jefes, registre lo más objetivamente posible las conductas de acoso para tener constancia de ello, no se aísle socialmente, al revés, esté activo, ocupado y motivado. No se tome la situación como algo personal que es por su culpa, quién acosa es quien tiene el problema y está haciendo mal las cosas y sus propias desgracias o falta de principios son las que le llevan a actuar de tan mal modo. Si precisas ayuda, no dudes en consultar con un especialista que pueda orientarte y apoyarte. Y ten en cuenta que es frecuente que las personas acosadas en el trabajo suelen ser personas talentosas, que brillan, y que pueden generar envidia o inseguridad, no desaproveches ni desconfíes de tus capacidades, poténcialas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*