Mindfulness para niños

El concepto de mindfulness  en general y en este caso concreto para niños del cual vamos a hablar, es el concepto psicológico en auge (digo en auge porque se trata de un término relativamente moderno y Occidentalizado, ya que las técnicas y estrategias “Mindfull” no son en sí mismas y todas nuevas sino que ya existían conceptos y prácticas similares) que describe todas aquellas acciones y experiencias destinadas a adquirir y entrenar una conciencia plena, una mayor capacidad de atención, abstracción y observación a nuestros pensamientos y emociones apartando esa experiencia más “subjetiva” de juzgar lo que pensamos y sentimos, sin “rumiarlo”, así conseguiremos una aceptación de lo que nos ocurre y una relativización al no sentir la necesidad casi imperiosa de interpretar todo lo que nos pasa y buscarle un significado más allá.

mindfulness para niños

Es la estrategia de reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, se trata de experimentar y darse cuenta plenamente del momento presente, del instante preciso en el que nos encontramos, entendiendo que no tenemos porqué identificarnos con nuestros pensamientos y sentimientos ya que no somos sólo lo que pensamos y sentimos sino que eso es sólo una parte (importante) de quienes somos.

Se trata de guiarnos como “autoinstructores” para centrarnos y focalizar la atención en nuestra postura corporal y nuestra experiencia mental (sensaciones, pensamientos, emociones…) sin juzgar si están bien o mal, para liberarnos así de la presión a la que estamos sometidos al entrar en juicios de forma casi constante, criticarnos y criticar continuamente a los demás, etc.

Todos los ejercicios de Mindfulness están encaminados a propiciar que aumentemos nuestra capacidad de meditación, visualización, escucha, liberación, aceptación y contribuyen a relajarnos, mimarnos, parar y conectar.

Obviamente la forma en la que entrenar y formar a adultos y niños es muy distinta tanto en el lenguaje y explicación como en la puesta en práctica y ejercicios entrenados.

Los niños deben conocer estas estrategias mediante cuentos, metáforas, juegos, en tiempos más breves de exposición que los adultos, con ejemplos adaptados a su edad y entendimiento…En la infancia sería imprescindible a enseñarles y entrenarles en su propia gestión e inteligencia emocional y el Mindfulness es acertadísimo para todo ello.

Os recomiendo, si os interesa en tema, investigar a Eline Snel y todo su trabajo, así como leer sus libros, empezando por “Tranquilos y atentos como una rana”, como padres y maestros podremos ayudar y motivar mucho a nuestros niños en que se inicien en este tipo de técnicas tan beneficiosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*